Tracción integral: impresionante en cualquier situación.
Clase CCLA

Más seguro, confortable y dinámico. Independientemente de la meteorología.

Siempre adelante, siempre listo para salir. Cada línea de diseño del nuevo CLA rezuma este ímpetu por avanzar y la tracción integral 4MATIC lo implementa a la perfección garantizando en cada situación de marcha la mejor relación de dinamismo, tracción y eficiencia. Esto es posible gracias a una distribución totalmente variable del par motor, desde una tracción exclusivamente delantera hasta una distribución 50:50.

Tracción integral AMG Performance 4MATIC

Sistema de control de tracción (ASR)

Ponerse en marcha y acelerar sobre nieve, sobre calzadas húmedas o sobre suelo sin compactar: en situaciones de ese tipo, el sistema de control de tracción (ASR) reduce la tendencia de las ruedas a girar en vacío y previene de ese modo un derrape lateral del vehículo.

El sistema utiliza sensores para supervisar el resbalamiento de las ruedas. Si se aprecia tendencia a patinar, el sistema de control de tracción corrige el número de revoluciones de la rueda y la tendencia a girar en vacío de la rueda activando el freno y reduciendo el par motor.

Programa electrónico de estabilidad ESP®

El programa electrónico de estabilidad (ESP®) puede ayudar a estabilizar el vehículo en situaciones críticas mediante una intervención en los frenos de diferentes ruedas o mediante una adaptación de la potencia del motor.

Si el ESP® detecta una situación crítica de conducción, frena de forma precisa una o varias ruedas, en función de la circunstancias. Además, si el sistema detecta la necesidad, adapta automáticamente el par motor. De ese modo, el ESP® ayuda al conductor a estabilizar el vehículo dentro de los límites impuestos por las leyes de la física, especialmente en curvas y en maniobras repentinas de cambio de carril.

  • Componente central: el sensor de velocidad de guiñada analiza continuamente el movimiento de giro del vehículo en torno a su eje vertical, y el ESP® compara el valor actual medido con el valor nominal, que resulta de la posición del volante y la velocidad. Si el vehículo se separa de esta línea ideal, interviene el ESP® e influye sobre posibles movimientos de derrape desde su mismo nacimiento.
  • Siempre potencia razonable. El sistema de control de tracción (ASR) integrado regula además el resbalamiento de la propulsión mediante intervenciones en la gestión del motor, de modo que la potencia del motor se reduce en caso necesario para evitar que las ruedas giren en vacío.
  • Más seguridad: el ABS, un componente integral del ESP®, ayuda a evitar el bloqueo de las ruedas y a conservar la maniobrabilidad del vehículo.
  • Otros componentes: el ESP® completa las funciones del sistema antibloqueo de freno ABS y el sistema de control de tracción ASR con un sistema de control de la estabilidad.

Programa electrónico de estabilidad ESP® (de 3 niveles)