Tracción integral: siempre pegado al terreno


Siempre a disposición.

La tracción integral permanente 4MATIC facilita la puesta en marcha y la aceleración, especialmente sobre calzadas en mal estado o en condiciones meteorológicas desfavorables. El sistema está siempre activo y no precisa un tiempo de reacción para intervenir de manera espontánea. Gracias a la construcción compacta y a la selección inteligente del material, el aumento de peso es mínimo.

La disponibilidad de un equipo depende del motor y la configuración elegidos. Encontrará estos detalles en la información del equipamiento correspondiente.

Tracción integral 4MATIC

La tracción integral 4MATIC garantiza una tracción ideal en cualquier situación. Reduce las influencias externas debidas a una calzada mojada, nevada o helada, distribuyendo el momento de impulsión entre el eje delantero y el eje trasero en una relación de 45 : 55.

Programa electrónico de estabilidad (ESP®)

Si se produce una situación crítica de conducción, el programa electrónico de estabilidad (ESP®) puede contrarrestar tendencias del vehículo a derrapar con una intervención selectiva de los frenos en una o varias ruedas. El sistema contribuye a evitar que el vehículo se desvíe de su carril a causa del viento lateral con fuertes rachas.

En curvas o en maniobras repentinas de cambio de carril, el ESP® reduce la tendencia al sobrevirado o al subvirado mediante intervenciones selectivas de los frenos en una o varias ruedas. Al mismo tiempo, se adapta en caso necesario la potencia del motor.

Un sensor de velocidad de guiñada controla de forma permanente el movimiento del vehículo en torno a su eje vertical, y el ESP® compara el valor real medido con el valor nominal resultante del manejo del volante por parte del conductor y de la velocidad. En el momento en que el comportamiento del vehículo difiere de estos datos, el ESP® interviene y contrarresta la tendencia a derrapar en su mismo inicio.

GLC
GLC