Siempre dispuesto a tomar la ruta más corta.

Tanto al afrontar un ascenso acusado para disfrutar de una vista panorámica en el tiempo libre como en la conducción diaria sobre calzadas húmedas o nevadas. La tracción integral de la nueva GLE le permite ahorrarse rodeos y le asegura un contacto siempre preciso y seguro con el firme, tanto en carretera como fuera del asfalto.

La disponibilidad de un equipo depende del motor y la configuración elegidos. Encontrará estos detalles en la información del equipamiento correspondiente.

Tracción integral 4MATIC

La tracción integral permanente 4MATIC trabaja en combinación con el ABS, el ESP® y el sistema electrónico de tracción 4ETS y garantiza propiedades de marcha excelentes sobre cualquier calzada. Este equipo mejora la tracción, el dinamismo de conducción y la estabilidad de marcha en carretera y fuera de ella, con humedad, hielo o nieve.

El sistema de tracción integral prescinde de bloqueos de diferencial convencionales. Se frenan de forma selectiva las ruedas con baja adherencia a la calzada, a la vez que se incrementa el par de propulsión en las ruedas con buena tracción. Estos impulsos de frenado rápidos y automáticos permiten simular la acción de tres bloqueos de diferencial.

El elemento central del 4MATIC es una caja de transferencia planetaria de reducción simple con diferencial central abierto, encargada de equilibrar el régimen de giro entre el eje delantero y el eje trasero. La distribución definida de la fuerza a 50 : 50 entre el eje delantero y el eje trasero garantiza un comportamiento de marcha seguro y siempre previsible.

No disponible en GLE 350

Sistema de control de tracción (ASR)

Ponerse en marcha y acelerar sobre nieve, sobre calzadas húmedas o sobre suelo sin compactar. En situaciones de ese tipo, el sistema de control de tracción (ASR) reduce la tendencia de las ruedas a girar en vacío y previene de ese modo un derrape lateral del vehículo.

El sistema utiliza sensores de número de revoluciones para supervisar el resbalamiento de las ruedas. Si el sistema de control de tracción aprecia que una rueda tiende a patinar, corrige el número de revoluciones de la rueda mediante frenado y una intervención en la gestión del motor. De ese modo disminuyen el resbalamiento y la tendencia a girar en vacío de la rueda.

Control de la velocidad en descensos (DSR)

Bajar pendientes con seguridad y relajado. Este sistema permite ajustar una velocidad de 2 a 18 km/h, que se mantiene, dentro de las posibilidades de la física, mediante intervenciones en la gestión del motor, en el cambio y, si es necesario, también en los frenos.

Programa electrónico de estabilidad ESP®

Si se produce una situación crítica de conducción, el programa electrónico de estabilidad ESP® puede contrarrestar tendencias del vehículo a derrapar. El ESP® reduce tendencias sobreviradoras o subviradoras del vehículo mediante una intervención selectiva en los frenos de ruedas individuales, aumentando así la seguridad de conducción.

Sistema electrónico de tracción 4ETS para tracción integral

GLE SUV