La conducción del futuro: deslizarse sin gravidez sobre el asfalto.

Parece una fábula, y sin embargo es real: gracias a la avanzada tecnología de su tren de rodaje, la nueva Clase S parece flotar sobre la calzada. Los pasajeros no perciben prácticamente los cambios en la superficie del piso o posibles irregularidades: se suprimen como por arte de magia. De ese modo, cada pasajero puede concentrarse con total relajación en lo que le ocupa: trabajar, descansar o sencillamente viajar.

AIRMATIC con regulación progresiva de la amortiguación

Asegura un agradable confort de rodadura y un dinamismo sobresaliente en cualquier situación de conducción, incluso al sobrepasar irregularidades en la calzada. El conductor puede elegir entre los ajustes «confort» y «sport», en función de sus preferencias. En consecuencia, los muelles y los amortiguadores asumen automáticamente un reglaje más blando o más duro.

También es posible aumentar la altura del vehículo al circular por calzadas en mal estado o en pendientes acusadas. A alta velocidad se reduce automáticamente la altura del vehículo para mejorar la estabilidad de marcha y reducir la resistencia aerodinámica: una contribución adicional que ayuda a reducir el consumo de combustible.

Dirección directa

Este engranaje de dirección con servoasistencia eléctrica complementa el confort de una servodirección paramétrica con una desmultiplicación variable en función del ángulo de giro del volante. Resultado: maniobrabilidad mejorada y comportamiento más deportivo y más dinámico en curvas.

De ese modo es posible maniobrar cómodamente a baja velocidad, o circular a alta velocidad en rectas con gran estabilidad direccional. El volante con ajuste eléctrico de la altura y la posición longitudinal con sistema de acceso de confort EASY-ENTRY aumenta el confort.